lunes, 28 de enero de 2013

martes, 22 de enero de 2013

JUEGO DE LAS HABILIDADES SOCIALES


La expresión Habilidades Sociales se refiere a un repertorio de comportamientos verbales y no verbales a través de los cuales los niños incluyen en las respuestas de otros individuos (compañeros, padres, hermanos, etc.) en el contexto interpersonal. Este repertorio actúa como un mecanismo a través del cual los niños inciden en su medio ambiente obteniendo, suprimiendo o evitando consecuencias deseadas y no deseadas en la esfera social...
Las habilidades sociales se aprenden desde la infancia....
 
El juego que aquí os dejo es muy interesante, permite jugar a ser personajes que tiene diferentes emociones, y que se deben enfrentar a diversas situaciones; el objetivo en que los niños aprendan unas habilidades sociales adecuadas.
Os gustará!
 
 
(picar en esta página web )
 
 

martes, 15 de enero de 2013

EL PAPEL DE LOS ABUELOS


La importancia de los abuelos en la vida de los niños está más que comprobada, los abuelos no sólo cambian la vida de los niños y sus padres, sino que se hacen trascendentales en la atención, el cuidado, la educación y protección de los niños en la casa.
shutterstock 82201534 Escuela de padres: La importancia de los abuelos para el crecimiento de los niños
Importancia de los abuelos en la vida de los niños.
Los abuelos han dejado de ser los padres ausentes de los padres, que visitábamos los fines de semana o durante el verano que consentían a sus nietos, la importancia de los abuelos en la vida de los niños ha crecido considerablemente, éstos son grandes amigos de los niños, los cuidan, los llevan, asisten sus obligaciones, su alimentación y comparten sus experiencias con ellos.
Se constituyen, por decirlo así, en unos segundos padres, el eje fundamental en el equilibrio y el sustento del hogar ya que muchos padres no logran armonizar de manera efectiva su vida laboral y su vida familiar.
A pesar de la maravillosa experiencia, este hecho puede representar varias consecuencias negativas, que los abuelos no puedan disfrutar tranquilamente de su jubilación y en lugar de eso deban hacerse cargo de niños pequeños, o incluso que los padres se sientan inconformes respecto a la laxitud con la cual los niños son tratados con sus abuelos.
La relación intergeneracional.
Los abuelos asumen con gran alegría su rol, para ellos es revitalizante y se sienten útiles y compañeros de los niños; otros asumen este rol para ayudar a sus hijos pues sus obligaciones laborales así lo requieren, también existen otros abuelos que no aceptan cuidar a sus nietos puesto que ya han educado sus propios hijos y dicen no tener fuerza o salud para cuidar a los pequeños.
A veces los padres suelen abusar de los abuelos, sin ser conscientes de la experiencia que viven y su influencia sobre la salud física o emocional. Para evitar cualquier contratiempo es fundamental descubrir todos los elementos que envuelven la situación y convertirlos en agentes de educación en este modelo familiar.
Sin importar los problemas, la relación entre abuelos y nietos es bastante enriquecedora, los niños hacen que sus abuelos se sientan más espontáneos, queridos, respetados y vitales, mientras que los niños se sienten mucho más curiosos, un punto de vista más reflexivo, afectivo y alegre.
Para evitar los conflictos, los padres deben respetar la manera de actuar de los abuelos, de comportarse y de cuidar a los niños; con el paso del tiempo los abuelos educan a los niños según su modelo personal, aunque difiera del modelo de los padres.
Consejos para la relación entre abuelos, padres y nietos.
Para los abuelos:
  • Comenta a los padres las normas y rutinas familiares, respeta la manera en la cual estos quieren educar a sus hijos.
  • No critiques ni des consejos a los padres tratando de que estos eduquen a los niños como tú lo harías.
Para los padres:
  • No sobrecargues a los abuelos, respeta sus tiempos de descanso.
  • Confía en ellos, dado que han educado sus propios hijos sabrán hacerlo con los nietos; evita las rivalidades haciendo preguntas como “¿me extrañaste?”.
  • Ten lo suficientemente claro el rol de cada uno en el hogar

viernes, 11 de enero de 2013

GUIA PARA PADRES: EL USO DEL MOVIL CON LOS NIÑOS.


Las nuevas tecnologías están inmersas en nuestro día a día. Los niños aprenden cada vez antes a utilizar el ordenador, las redes sociales...etc. Pero los padres y educadores debemos tener claro una serie de pautas y orientaciones para que nuestros hijos utilicen correctamente las nuevas tecnologías.

Esta guía que os propongo es muy interesante, y os ayudará, tanto a padres como docentes, a conocer las problemáticas más comunes con el uso del móvil e internet, y os dará pautas y formas de actuación con vuestros hijos y/o alumnos.


http://vtrinternetsegura.cl/wp-content/uploads/2012/10/Manual-de-Uso-Seguro-del-Celular.pdf

miércoles, 2 de enero de 2013

Los Reyes Magos. Un Relato Para Ayudar a Explicar la Verdad

 


Dejadme que aproveche estas líneas para desearos a tod@s que el año 2013 sea un año cargado de paz, amor y felicidad.


Aquí os dejo, como os comento, un relato para que os ayude a explicar a vuestro hijo la verdad sobre los Reyes Magos:

- Papá, ¿por qué solo tengo dos regalos?

- No entiendo.

Decía Alberto a sus padres, enfadado y gritando.

- No es justo que a mí sólo me hayan traído dos regalos los Reyes Magos y a casi todos los de mi clase un montón de ellos.

Javier y Rocío, que así se llamaban los padres de Alberto, se miraban de reojo y aunque le dolían las palabras de su hijo, no dejaban de sonreírle y de abrazarle.

- Alberto, (dijo su madre) ¿tú sabes qué regalo le dejaron los Reyes Magos a Jesús en Belén al año siguiente?

Aquella pregunta le hizo calmarse a Alberto, pero sólo por la sorpresa que le produjo, y sobre todo, porque nunca se había imaginado esa situación.

- Ni en casa, ni en el colegio, ni en la catequesis, ni en la tele le habían contado qué había sucedido los años siguientes. ¿Qué regalos le habían hecho a Jesús?
Alberto tuvo que reconocer que no sabía la respuesta, y eso que él casi siempre sabía todo, o al menos eso decían sus padres muy orgullosos.

El papá de Javier le empezó a explicar que los Reyes Magos no volvieron a visitar a Jesús, María y José nunca más, pues su misión fue la de ir a decirle lo muy felices que eran porque él, el Hijo de Dios, había venido al mundo para estar con los hombres. Habían ido a ADORARLO.

- Pero le llevaron regalos, ¿no? (preguntó Alberto).

- Claro hijo mío. Pero lo importante no era el regalo, sino la alegría que tenían y que lo adoraban pues mirándole a él, veían a Dios.

- Cuando un niño nace, no vienen los Reyes Magos a su cuna como sucedió con Jesús, pero sus papás, en nombre de los tres Reyes Magos, se quedan mirando a su niño y hacen como los Reyes Magos; se llenan de alegría, lo besan, lo adoran y le hacen regalos.

- Eso me gusta, (dijo Alberto), ¿y vosotros hicisteis lo mismo conmigo?

- Puedes estar bien seguro. Y no sólo el día que naciste, sino que todos los años lo hacemos en la fecha de los Reyes Magos, cuando duermes en tu cama. Te besamos, te abrazamos, te adoramos, te dejamos regalos, e incluso se nos caen algunas lágrimas.

Alberto acababa de escuchar algo que le parecía precioso pero que no sabía si lo había entendido bien.

- ¿Entonces, vosotros sois como los Reyes Magos que ADORARON a Jesús en Belén?

- Todos los padres del mundo, esa noche mágica de los Reyes Magos, dejan de ser papás durante unos minutos y hacen de Reyes Magos para decirles a su hijos que los quieren y ven el amor de Dios a través de sus ojos.

- ¿Y yo podría ser Rey Mago para vosotros y para otras personas esa noche también?

- Claro que sí. Sólo hacía falta que crecieras, y lo acabas de hacer. Los Reyes Magos no piensan en ellos, sino en la persona que aman y adoran.

- El problema es que un Rey Mago no puede ser egoísta porque su alegría es regalarse a los demás.

- ¡Yo quiero ser Rey Mago!. ¡Yo quiero ser Rey Mago!, (gritaba Alberto).

-Tú seguirás recibiendo tus regalos, porque los papás te quieren y te adoran, seguirás siendo como el niño Jesús, pero a la vez podrás ser Rey Mago para los que tú quieras.

Alberto estaba dichoso. Miraba sus regalos con otros ojos y abrazaba a sus padres dándoles las gracias por ellos y por lo mucho que le querían.